Hipertiroidismo

El hipertiroidismo o hipertireosis (hipertireosis latina o hipertiroidismo) se define como una enfermedad que resulta de la producción excesiva de hormonas tiroideas. Algunas veces, esta enfermedad resulta del tratamiento con cantidades excesivas de hormonas tiroideas, trastornos metabólicos o actividades relacionadas con los receptores tiroideos.

La glándula tiroides es el órgano responsable de parte del equilibrio hormonal del cuerpo, y las enfermedades asociadas con ella se encuentran entre las enfermedades más comunes del sistema hormonal. Las hormonas tiroideas son responsables de controlar y controlar el sistema energético del cuerpo. Por lo tanto, afectan el sistema nervioso, el cerebro, el corazón, el metabolismo de los carbohidratos e incluso la función cardíaca. La influencia en el metabolismo puede llevar a un aumento del colesterol, deterioro de la condición ósea e incluso a osteoporosis en caso de insuficiencia de la glándula tiroides. La glándula tiroides afecta a todos los órganos. Muchos de los síntomas difíciles de definir de un organismo que funciona mal pueden ser la base para una visita a un endocrinólogo.

La función de la glándula tiroides es liberar hormonas que actúan sobre todos los tejidos, participan en el metabolismo y otros procesos vitales del cuerpo. Un componente clave para el buen funcionamiento de estos procesos es una dosis adecuada de yodo. Tanto su deficiencia como su exceso pueden llevar a una disfunción del funcionamiento adecuado de la glándula tiroides. Las consecuencias de su deficiencia son, por desgracia, muy frecuentes, y lo son, como el agrandamiento de la glándula tiroides y los nódulos dentro de ella. La enfermedad puede ocurrir a cualquier edad. Debido al sistema hormonal más complicado, las enfermedades de la tiroides son aproximadamente 6-7 veces más comunes en las mujeres.

Existen varias formas de hipertiroidismo

Puede suceder que el paciente no sienta el hipertiroidismo, pero también puede llevar a una pérdida repentina de la vida. Puede tomar una forma característica y fácilmente reconocible, pero también latente, que en el primer diagnóstico puede indicar una entidad de la enfermedad completamente diferente al hipertiroidismo. Los síntomas del hipertiroidismo solo pueden caracterizarse por una sensación constante de calor, temblor de las manos, frecuencia cardíaca arrítmica y una variedad de anomalías relacionadas que ocurren de diferentes maneras en cada persona.

La división de las enfermedades de la tiroides depende del proceso de cambios previos en la glándula misma. Cuando este proceso se desarrolla por primera vez en el propio órgano, se denomina primario, y cuando la hiperactividad afecta a otros órganos, se denomina secundario. Además, hay síntomas de aborto espontáneo de la glándula tiroides, en la que sólo una parte de los síntomas de una glándula que funciona mal está presente.

Hipertiroidismo

El hipertiroidismo de la glándula tiroides no es el mismo en todos los casos.

El curso del hipertiroidismo depende de la edad del paciente, la forma de la enfermedad, su duración y otras enfermedades acompañantes. Las personas mayores con hipertiroidismo muestran debilidad general y apatía. Los casos más graves que involucran a pacientes están asociados con la enfermedad de Graves durante el período de la tormenta tiroidea. La glándula tiroides no tratada es una de las complicaciones más graves del hipertiroidismo. Un aumento repentino de las hormonas tiroideas afecta las hormonas del estrés, incluyendo el cortisol. Este proceso conduce a la inconsciencia, la insuficiencia cardíaca y los latidos de calor. Dicho avance se desarrolla durante una infección o enfermedad aguda, como un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular. También puede ser causada por una cirugía o por el parto.

Un ejemplo de hipertiroidismo primario es la enfermedad de Graves-Basedow asociada con la intensidad de la actividad hormonal de la glándula. Esto se debe a la producción excesiva de anticuerpos que estimulan la glándula tiroides para producir hormonas.

Casi el dos por ciento de la población está afectada por enfermedades relacionadas con el hipertiroidismo. Desafortunadamente, a pesar del alto nivel de conciencia, a menudo se ignoran los signos de la enfermedad. Este enfoque es común entre los médicos y los pacientes por igual, y con mayor frecuencia se acostumbran a las molestias y tratan de vivir con ellas. No curar la enfermedad sólo puede conducir a peores consecuencias que se pueden evitar. Si usted está consciente de una afección como el hipertiroidismo, debe prestar mucha más atención al control de esta glándula.